Cáncer: de la agresividad a la cronicidad