La comorbilidad en psiquiatría es la regla y no la excepción.