Los amputados. Un reto para el estado